Expertos del servicio Habla Franco advierten que alcohol en el organismo ocasiona lentitud en los reflejos, lo que ocasiona que se minimice el peligro.

El verano empezó y miles de personas, jóvenes y adultos, buscan divertirse acudiendo a las playas, donde es común que consuman bebidas heladas con alcohol. Sin embargo, por muy agradable que esto parezca, la verdad es que tomar alcohol cuando se planea entrar al agua constituye un enorme riesgo, ya que ocasiona lentitud en los reflejos del organismo, lo que ocasiona que se advierta el riesgo de sufrir accidentes, como caídas, cortes, atragantamientos e, incluso, ahogamientos en el mar.

Así lo advirtió el psicólogo Luis Espinoza, experto del servicio Habla Franco de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida Sin Drogas (DEVIDA), quien explicó que los principales efectos del consumo del alcohol son la visión borrosa, la pérdida del equilibrio, la distorsión de la percepción y la disminución de la resistencia física. Estas condiciones podrían ocasionar que la persona que ha bebido corra el riesgo de ahogarse.

Por ello, invocó a los jóvenes y adultos a divertirse de forma saludable en la playa, practicando deportes y juegos con los amigos y la familia. Asimismo, a optar por bebidas frías sin alcohol y por frutas de estación, que no conducen a los peligros antes mencionados.

“Además del peligro de ahogamiento, existen otros riesgos menores en la playa, como accidentes por ebriedad en la arena, caídas por las piedras, cortes por residuos dejados en la playa como botellas de vidrio o insolación por quedarse dormido”, dijo

Espinoza enfatizó que es importante que todos los veraneantes que acudan a las playas adopten las medidas de prevención necesarias para salvaguardar su vida. “Recordemos que según la Unidad de Salvataje de la Policía Nacional del Perú (PNP), desde noviembre del 2017, por diversas causas que ocasionaron peligros de ahogamiento, se han rescatado a 192 bañistas y se registró el fallecimiento de un menor de edad”, recordó.

Otras recomendaciones para disfrutar de forma saludable la playa

Espinoza planteó a los bañistas a que se ubiquen en las zonas vigiladas por los salvavidas y que respeten las advertencias de los colores de las banderas. Como se recuerda, la bandera roja indica que se debe evitar el ingreso al mar; la amarilla, que se debe tomar precauciones; y la verde, que no hay problema alguno para entrar siempre que se sepa nadar. Además, hay que usar el bloqueador solar antes y después de ingresar al mar, así como sombreros y lentes para protegerse de los rayos UV.

“Los bañistas deben recoger los residuos producidos por ellos mismos, para evitar los accidentes como cortes”, dijo.

Dato:

  • Habla Franco es el servicio especializado en consejería sobre drogas de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (DEVIDA) y cuenta con la línea gratuita 1815 que funciona de lunes a sábado de 9 a.m. a 9 p.m.