El problema de las drogas continúa siendo una grave amenaza para la salud, la seguridad y el bienestar de toda la humanidad, razón por la cual requiere un abordaje integral con una participación comprometida y sinérgica de la comunidad nacional e internacional. En el marco del Principio de Responsabilidad Común y Compartida, la Estrategia se orienta hacia una cooperación internacional más intensa y eficaz para fortalecer las capacidades nacionales.

Objetivo intermedio 4

Afianzar la colaboración de la comunidad nacional e internacional frente al Problema Mundial de las Drogas en el marco del Principio de Responsabilidad Común y Compartida.

Objetivos Específicos

Cumplir oportunamente con los compromisos asumidos por las entidades nacionales en acuerdos bilaterales y multilaterales, y en el marco de la ENLCD.

Lograr una mayor eficacia en el cumplimiento de los compromisos asumidos en acuerdos internacionales y en el marco de la ENLCD, requiere el fortalecimiento del marco institucional en el cual operan las entidades involucradas. En consecuencia, la Estrategia contempla el desarrollo de mecanismos que propicien la asignación de recursos, la priorización y ejecución de las acciones correspondientes, la colaboración e interoperabilidad entre entidades para lograr objetivos comunes, asimismo, la mejora y actualización de la normativa vigente que facilite el accionar y coordinación de las entidades competentes frente al Problema Mundial de las Drogas.

Líneas de acción

  1. Promover, elaborar, examinar y reforzar programas eficaces, amplios e integrados de reducción de la demanda y la oferta de drogas, a través de mecanismos de cooperación y colaboración interinstitucional en el marco de la ENLCD.
  2. Implementar en las entidades nacionales programas y estrategias orientados a la priorización, ejecución, seguimiento y evaluación del cumplimiento de los compromisos asumidos en los mecanismos bilaterales y foros multilaterales.
  3. Gestionar la asignación de recursos del Estado para el cumplimiento de los compromisos asumidos en los mecanismos bilaterales y foros multilaterales, a fin de implementar la ENLCD.
  4. Diseñar e implementar el sistema funcional de lucha contra las drogas, teniendo en cuenta las prioridades y necesidades del Perú, así como los retos persistentes, nuevos y cambiantes que afrontan los países, en el marco de las tres convenciones de fiscalización internacional de drogas.
  5. Mejorar y actualizar el marco normativo para fortalecer el rol rector y coordinador de DEVIDA, y el accionar de las entidades nacionales competentes en la materia, a través del trabajo coordinado con el Ministerio de Relaciones Exteriores que permita fomentar el apoyo de la Comunidad Internacional a las acciones que el Perú lleva a cabo para hacer frente al Problema Mundial de las Drogas.
Diversificar las fórmulas de apoyo de la cooperación nacional e internacional.

La Estrategia contempla el desarrollo de mecanismos para canalizar el apoyo de la cooperación nacional e internacional, impulsando la formulación de propuestas técnicas basadas en evidencias, la generación de investigaciones e información especializada para visibilizar el problema de las drogas, y el desarrollo de mecanismos para propiciar la participación de las organizaciones privadas y de la sociedad civil en su conjunto en la implementación de la ENLCD.

Líneas de acción

  1. Promover la coordinación, capacitación y asistencia técnica de las entidades nacionales para la formulación de propuestas técnicas basadas en evidencias orientadas a canalizar el apoyo de la cooperación nacional e internacional.
  2. Promover la elaboración, sistematización y difusión de investigaciones, estudios y estadísticas, para visibilizar el problema de las drogas y definir políticas basadas en evidencias.
  3. Fortalecer el Observatorio Peruano de Drogas y otras instituciones que investigan, registran y difunden información sobre el problema de las drogas, a través de la cooperación de los mecanismos bilaterales y multilaterales.
  4. Implementar y desarrollar mecanismos que faciliten el involucramiento de las organizaciones privadas y de la sociedad civil en la implementación de la ENLCD.
Posicionar el interés del Perú frente al problema de las drogas en la comunidad internacional.

Fortalecer la posición del Perú, como país afectado por el Problema Mundial de las Drogas, en la Comunidad Internacional, para influir en la definición de las políticas y en la orientación de los flujos de la cooperación internacional para enfrentar esta problemática.

Promover la acción global para que en el Perú y en el mundo se reduzcan significativamente las manifestaciones del Problema Mundial de las Drogas, mediante la concertación de acciones concretas y medibles en los distintos foros multilaterales, en el marco de la Política Exterior del Perú y de la legislación nacional vigente en la materia, en estrecha relación con el Ministerio de Relaciones Exteriores y las demás instituciones responsables del control de las drogas, buscando reforzar la cooperación técnica y financiera no reembolsable para la lucha contra las drogas en el Perú.

En tal sentido, la Estrategia contempla acciones orientadas a mejorar la coordinación interna y la incidencia internacional.

Líneas de acción

  1. Reforzar la coordinación entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y las entidades nacionales competentes en la materia, respecto a la posición del Perú frente al Problema Mundial de las Drogas.
  2. Fortalecer el desarrollo de las discusiones de las políticas y estrategias frente al Problema Mundial de las Drogas, en los distintos foros multilaterales.
  3. Coordinar con los países de la región la formulación de posiciones regionales frente al Problema Mundial de las Drogas, respetando las especificidades y realidades propias de cada Estado.

Cuadro resumen

Eje transversal de Responsabilidad Común y Compartida

Direcciones Relacionadas