Este eje considera la prevención como un proceso que promueve la aplicación de diversas estrategias para mejorar la calidad de vida de las personas, especialmente en las poblaciones más vulnerables como los niños y adolescentes. Desde este enfoque, promueve el desarrollo de habilidades y capacidades de las personas, genera oportunidades educativas, laborales, recreativas, entre otras, evitando que se involucren en el consumo de drogas u otros comportamientos de riesgo asociados.

Objetivo Estratégico

Disminuir el consumo de drogas a nivel nacional a través de intervenciones preventivas y terapéuticas que fortalezcan el desarrollo personal y generen espacios protectores en la comunidad, familia y escuela, en un trabajo articulado entre los niveles de gobierno central, regional, local y la sociedad civil.

Objetivos Específicos

Establecer mecanismos que integren el nivel nacional, los gobiernos regionales y gobiernos locales y la sociedad civil para un trabajo articulado, permanente e institucionalizado de prevención y rehabilitación del consumo de drogas.

Líneas de acción

a) Constituir alianzas estratégicas y acuerdos de gestión con los diversos sectores, los gobiernos regionales, los gobiernos locales y la sociedad civil, para implementar eficazmente los programas de prevención y tratamiento del consumo de drogas a nivel nacional.

b) Instituir alianzas estratégicas con universidades públicas y privadas, colegios profesionales, organizaciones no gubernamentales y otras organizaciones de la sociedad civil vinculadas a la reducción de la demanda de drogas, estableciendo acuerdos de cooperación que permitan comprometer sus recursos y capacidad técnica en la implementación de los programas de prevención y tratamiento del consumo de drogas a nivel nacional.

Consolidar y ampliar, a nivel nacional, la cobertura de los programas de prevención del consumo de drogas, adaptándolos a las características y necesidades de su respectiva realidad regional y local, priorizando los ámbitos educativo, familiar y comunitario.

Líneas de acción

a) Desarrollar programas de prevención en el ámbito familiar, considerando la importancia de la familia como espacio de socialización y aprendizaje primario del ser humano. La ejecución de los programas se coordinará a través de los gobiernos regionales y locales, sector educación y sector salud, así como otras organizaciones públicas y de la sociedad civil, con la finalidad de desarrollar capacidades y habilidades en los miembros de la familia que contribuyan a prevenir la aparición de conductas de riesgo.

b) Implantar programas de prevención universal y selectiva en el ámbito educativo escolar, que contribuyan al desarrollo de habilidades sociales y competencias en los estudiantes como factores de protección contra el consumo de drogas.

c) Desarrollar programas de prevención en el ámbito universitario, para lo cual se promoverán estrategias informativas y de sensibilización; así como de promoción de la investigación, formación de recursos humanos, orientación, consejería y derivación para la atención especializada en los casos que se requieran, entre otros aspectos relacionados con la intervención preventiva y el problema de las drogas.

d) Desarrollar programas de prevención en el ámbito comunitario. Se promoverá la participación activa de los gobiernos locales, considerando las competencias establecidas en la Ley Orgánica de Municipalidades referidas a la prevención del consumo de drogas. Asimismo, se promoverá la participación de la Policía Nacional del Perú, instituciones públicas, privadas y diversas organizaciones comunitarias, con el propósito de fortalecer y potenciar la acción preventiva.

e) Desarrollar programas de prevención en el ámbito laboral; estableciendo para tal fin, estrategias y compromisos con el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, referido a los aspectos normativos, orientación técnica y gestión de los programas en este ámbito, promoviendo la participación y alianzas de empresarios, directivos, gremios de trabajadores y otras organizaciones laborales, logrando beneficiar a los trabajadores y a sus familias.

Incrementar y fortalecer programas de atención a personas consumidoras y dependientes de drogas legales e ilegales a nivel nacional, integrándolos al Sistema Nacional Coordinado y Descentralizado de Salud.

Líneas de acción:

a) Generar una normatividad en tratamiento y rehabilitación, a través de la autoridad de salud competente, que permita la regulación y certificación efectiva de los servicios y centros de tratamiento públicos y privados que funcionan bajo diferentes modalidades. La normativa debe procurarse inclusiva y progresiva, adecuada a la realidad y modalidades de atención pública y privada.

b) Fortalecer, ampliar y articular la oferta pública de servicios de atención en drogas en los diferentes niveles de atención de salud (centros de salud, hospitales). En tal sentido, se coordinará y establecerá compromisos con el Ministerio de Salud, Gobiernos Regionales y Direcciones Regionales de Salud, así como con otras instancias y organizaciones pertinentes, a fin de garantizar la implementación de este tipo de intervenciones, de acuerdo a las necesidades y características de la población.

c) Generar acuerdos de gestión que fortalezcan y mejoren la calidad de atención de la oferta de servicios privados (servicios o programas ambulatorios, clínicas de día, centros de rehabilitación, comunidades terapéuticas); para lo cual se coordinará con las autoridades competentes de salud, así como con las diferentes instancias y organizaciones pertinentes, a fin de garantizar la adecuada gestión de este tipo de servicios.

d) Desarrollar programas de intervención breve del consumo de alcohol y otras drogas asociados a violencia familiar que permitan un abordaje oportuno de las personas afectadas y derivación a servicios especializados en caso de requerirse. Para tal efecto, se coordinará la ejecución de estos programas con el Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual del MIMP y con las diferentes instancias a nivel nacional que tienen a su cargo los Centros de Emergencia Mujer.

e) Desarrollar programas de intervención del consumo de alcohol y otras drogas en poblaciones de niños y adolescentes altamente vulnerables y en riesgo; la ejecución de estos programas se coordinará con diferentes instituciones del estado como el INABIF – MIMP, Ministerio Público, así como con las instituciones y organizaciones públicas y privadas que desarrollan programas de intervención con estas poblaciones.

f) Desarrollar programas de intervención del consumo de alcohol y otras drogas en la población de adolescentes infractores tanto en el medio cerrado como abierto para lo cual se ejecutarán los programas con el Poder Judicial, a través de la Gerencia de Centros Juveniles y de sus diferentes instancias a nivel nacional.

g) Desarrollar programas de intervención del consumo de alcohol y otras drogas en la población penitenciaria, que se ejecutarán a través del INPE y de sus diferentes instancias a nivel nacional.

h) Gestionar el desarrollo de estrategias de reinserción social en los programas de tratamiento y rehabilitación públicos y privados que faciliten la integración a la sociedad, ya sea en el ámbito educativo, laboral y social.

Incrementar los niveles de conciencia de riesgo en la población general, respecto al abuso de alcohol, al consumo de drogas, así como, rechazo social al tráfico ilícito de drogas.

Líneas de acción

a) Desarrollar campañas de sensibilización permanentes en relación al efecto nocivo del consumo y del tráfico ilícito de drogas. Estas campañas se desarrollarán a través de medios masivos de comunicación, medios alternativos de comunicación, así como en poblaciones y ámbitos focalizados que ameriten estrategias de sensibilización específicas.

b) Promover servicios de información, orientación y escucha para la población general, especialmente dirigidos a adolescentes y jóvenes.

c) Difundir casos exitosos de ética y esfuerzo de jóvenes, mujeres y varones como referentes para la población joven.

Fortalecer un sistema de información multisectorial para la prevención y rehabilitación del consumo de drogas.

Líneas de acción

a) Promover la generación, el intercambio y la mejora de la calidad de información especializada en reducción de la demanda de drogas entre los diferentes actores vinculados a la temática.

b) Promover y desarrollar estudios e investigaciones cuantitativas y cualitativas.

c) Fomentar la aplicación de los resultados de la investigación a las políticas y programas sectoriales en reducción de la demanda de drogas.

d) Sistematizar y brindar información sobre el avance de la implementación de la ENLCD.