Noticias
Atrás

De la coca al café: Margarita Serafín forma parte del gran cambio en el Valle del Monzón

jueves 31 de mayo de 2018

De la coca al café: Margarita Serafín forma parte del gran cambio en el Valle del Monzón

Esta agricultora, de 36 años, vive ahora tranquila junto a su familia en Chipaquillo, región Huánuco.

Margarita Serafín Doroteo vive hoy tranquila junto a su familia. Cultiva tres hectáreas de café en el centro poblado de Chipaquillo, en pleno corredor del Valle del Monzón, y está pensando en vender sus granos a otros países. Pero no siempre fue así. Las actividades relacionadas con el tráfico ilícito de drogas habían convertido su zona en un lugar muy peligroso.

La situación cambió cuando el Estado empezó a erradicar cultivos ilegales de hoja coca y promovió la siembra de café y cacao, como alternativas para generar una economía legal y rentable. "Este es un proceso largo", reconoce Margarita, quien cosecha café desde el 2013 con el apoyo de la Comisión Nacional de Desarrollo y Vida sin Drogas (DEVIDA).

"Como estaban acostumbrados con la coca, muchos (agricultores) han quedado quizás dolidos. Habrán pensado (en esos años), por qué me han erradicado mi coca. Pero ahora yo sé, estoy segura, que todos agradecen", dice esta mujer de 36 años. 

DEVIDA apoya a agricultores como Margarita con asistencia técnica, Escuelas de Campo y profesionales especializados, como ingenieros agrícolas. "En las escuelas hemos aprendido cómo vamos a instalar nuestro café y cómo vamos a cuidar la calidad. Ahora, gracias a Dios, yo estoy cosechando mi café hace años", añade.

"Le agradezco bastante al Estado, a DEVIDA, que entró aquí a Chipaquillo. Gracias a ellos tenemos un gran cambio acá en nuestro pueblo. Nuestra visión es que nuestro café llegue a otros países", sostiene.

En Chipaquillo, ubicado en el distrito de Marías, provincia de Dos de Mayo, región Huánuco, Margarita vive junto a su esposo Herminio Jorge Borja Faustino y sus hijos Maykol Yordan Yúnior Chávez Serafín, de 15 años, y Harry Lenin Borja Serafín, de 9 años. Esta familia tiene hoy la esperanza y la posibilidad de un futuro mejor.