Noticias
Atrás

Santa Chaupis: "El café me ha permitido educar a mis hijos"

miércoles 6 de junio de 2018

Santa Chaupis: "El café me ha permitido educar a mis hijos"

Esta agricultora recomienda a la gente de su región que siembren café, debido a que "es más tranquilo".

A una hora del distrito de Pangoa, provincia de Satipo, región Junín, se encuentra ubicado el Fundo "San Pedro" en el centro poblado Santa Rosa de Alto Kiatari. Allí encontramos a la señora Santa Chaupis de Ricce, de 50 años, agricultora dedicada hace más de 20 años al cultivo del café junto a su esposo, Aiden Ricce Grañes. 

El café le dio la oportunidad de salir adelante en la vida y educar a sus tres hijos; el mayor es policía, el segundo es economista y el tercero estudia administración de empresas.

Su familia vivió la época del terrorismo y aun así siguieron trabajando duro en la siembra del café. Fueron momentos difíciles, pero no se dejaron caer y se esforzaron todavía más en el cultivo de este grano debido a que era el único sustento económico para criar a sus hijos.

Cuanto todo marchaba bien, una epidemia de la roya atacó su cosecha y Santa Chaupis perdió gran parte de su cafetal. Con la ayuda de DEVIDA, que le enseñó diversas técnicas poscosecha, pudo superar la plaga y mejorar la calidad y producción de su café. Hizo una renovación de cafetales mediante un sistema agroforestal. En breve, cosechará la primera producción de sus más de 3 hectáreas,. Ella calcula que serán 20 quintales de café, que le ayudarán a seguir mejorando su calidad de vida.

Santa ahora puede vivir mejor. Comenta que se dedicará a trabajar fuerte para su vejez y ahorrará. Recomienda a los agricultores que siembren café, debido a que "es más tranquilo, es más alegre vivir en el campo, porque se puede respirar el aire puro".

Esta agricultora es socia de la Asociación de Productores Sumaq Café Ecológico ¿ Pangoa,  es  ahí donde lleva su café en pergamino,  un café de calidad debidamente procesado.

Es una mujer aguerrida, madre y agricultora, que en tiempos difíciles ha podido superar obstáculos de distas formas. El café es su vida, es su pasión. Y no solo siembra y cosecha: ella crea, diseña y realizar manualidades con café, como pulseras, collares y aretes, que en ocasiones vende en Lima para obtener un ingreso extra.