Noticias
Back

"La coca es un problema para el VRAEM porque hay inseguridad"

$dateTool.format( 'full','null',$dateTool.toDate("EEE, dd MMM yyyy", $reserved-article-display-date.getData(),$localeUtil.fromLanguageId($request.locale)), $localeUtil.fromLanguageId($request.locale))

"La coca es un problema para el VRAEM porque hay inseguridad"

Los esposos Juan Laura y Carmen Vila eludieron el paro cocalero en Pichari para llegar a Lima a presentar su chocolate.
La madrugada del último miércoles, los esposos Juan Laura y Carmen Vila, junto con dos de sus hijas, salieron con sigilo de su casa en el distrito de Pichari, provincia de La Convención, en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Marañón (VRAEM).

Ocultándose de los cocaleros que desde la semana pasada realizan un paro indefinido en esa zona del país, avanzaron en la oscuridad hasta llegar a la base militar de la ciudad. Allí abordaron un helicóptero que los llevó a Mazamari (Junín) y, luego, un bus que, a las 7 de la mañana del jueves, los dejó en Lima, a tiempo para que iniciaran su participación en la Octava Edición del Salón del Cacao y Chocolate 2017.

-Todo eso hemos hecho para llegar- dice don Juan en el stand donde muestra sus productos.

Los esposos ocupan dos stands. El primero, que atiende doña Carmen, presenta los chocolates de la marca "Kimituki", elaborados desde hace cuatro años por los miembros de la Asociación de Productores de Cacao Ecológico de Pichari.

En el segundo, la familia ofrece su propia marca de chocolates, "Juan Laura", bautizada con el nombre del patriarca.

Como lo siguen haciendo muchos de sus vecinos en Pichari, don Juan también cultivó hoja de coca por varios años. Pero lo dejó, consciente de que los perjuicios que acarrea no compensaban el dinero que podía ganar. Desde ese momento la familia concentró sus esfuerzos en sacar adelante los productos de la asociación.

La idea de sacar la marca propia surgió cuando, el año pasado, en plena campaña electoral, el actual presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, visitó la casa de los Laura, probó la jalea de cacao que hacían y les preguntó por qué no la vendían con su apellido.

Este año, empujado por su hija Rosaura, agrónoma de la Universidad Nacional Agraria - La Molina, el patriarca se animó. Decidió presentarlos en sociedad en el Salón del Cacao y Chocolate. Vienen en dos tipos: bitter y con leche. Y son deliciosos.

-La coca es un problema para el VRAEM porque hay inseguridad- dice don Juan. -Va a causar la desaparición de la naturaleza. Yo no quiero heredarles a mis hijos eso. Yo les recomendaría a mis hermanos que dejen la coca por el cacao y el café. Es más tranquilo.

Los chocolates "Kimituki" y "Juan Laura" se pueden adquirir y degustar hoy y mañana en el Salón del Cacao y Chocolate, en el Centro de Convenciones de Lima.